Brocoli. Las recetas

Todas las recetas con brocoli

Brócoli con salsa de queso

Aunque el brócoli pueda parecer una hortaliza aburrida y que no da mucho juego a la hora de cocinar, lo cierto es que permite un gran número de elaboraciones diferentes e incluso muchas de ellas que permiten que los más pequeños se lo coman e incluso disfruten haciéndolo.

El brócoli solo puede ser algo insípido si no se acompaña de algo como una buena salsa. En esta entrada vamos a compartir contigo una receta de brócoli con salsa de queso que hará que todos los que prueben este plato se queden sorprendidos de lo que puede prepararse con esta verdura.

Brócoli con salsa de queso

Para hacer este plato necesitaremos estos ingredientes:

  • Un manojo de brócoli.
  • 2 cucharadas de mantequilla.
  • 2 cucharadas de harina.
  • 1 taza de leche.
  • 1 una taza de queso rallado Cheddar.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 1/4 cucharadita de mostaza seca.
  • 1 pizca de pimienta cayena en polvo (opcional)

Modo de preparación

En una cazuela derretiremos la mantequilla a fuego medio, añadiremos la harina y cocinaremos sin parar de remover durante un minuto. Después iremos incorporando poco a poco la leche y seguiremos removiendo durante unos 2 minutos aproximadamente, y después dejaremos 7 minutos hasta que espese, pero sin que se nos queme.

Lo retiraremos del fuego e incorporaremos el queso, la sal, la mostaza, la pimienta y la cayena, si queremos que tenga sabor un poco picante, y lo dejaremos hasta que se derrita el queso con el calor que le queda a la mezcla de la harina con la mantequilla.

Mientras se acaba de hacer lavaremos y secaremos bien el brócoli y los tallos los cortaremos por la mitad y haremos al vapor sobre agua hirviendo durante unos 6 minutos.

Ahora ya solo nos quedará llevar el brócoli a una bandeja y cubrirlo todo con la cantidad de queso que queramos, seguro que nadie podrá resistirse a probarlo.

Consejos

Si no se quiere utilizar harina para preparar la salsa de queso se puede hacer con nata para cocinar, que también sale muy rico. Pondremos la nata en un cazo y la calentaremos a fuego medio, procurando que no suba como la leche.

Cuando comience a calentarse echaremos el queso que más nos guste, siempre que se funda como cheddar, parmesano o incluso si nos gusta, también podremos incluir queso azul, que le dará un sabor delicioso y si queremos un toque crunchy, podemos echarle unas cuantas nueces, seguro que nunca habréis probado una receta igual.